Aikido

Neutralización del adversario sin dañarlo

Aikido
Aikido
Aikido

Aikido

El Aikido (vía de la unión con la energía universal - ki) es un arte marcial japonés, uno de los más evolucionados que actualmente existen. Su fundador O Sensei Morihei Ueshiba, tras una larga serie de experiencias en su vida personal y dominando diversos artes de combate, llegó a la conclusión de que intentar vencer a los demás con el empleo de la fuerza bruta, era un ejercicio vacio. El Aikido es una via de crecimiento tanto física como mental y espiritual. “Impedir herir sin herir” es una de las máximas que el experto aikidoka tiene como divisa.

El entrenamiento se desarrolla en un grato ambiente de trabajo. La practica continuada proporciona una indudable capacidad de autodefensa. Siguiendo unas sencillas pautas el Aikido puede ser practicado por casi cualquier persona, sin importar fortaleza física, sexo ni edad.

La característica fundamental del aikido es la búsqueda de la neutralización del contrario en situaciones de conflicto, dando lugar a la derrota del adversario sin dañarlo, en lugar de simplemente destruirlo o humillarlo.

Es un arte que envuelve proyecciones, lances y llaves que derivan del Jiu-jitsu y otras técnicas del Kenjutsu. El Aikido no se focaliza en pegar o patear al oponente, sino en utilizar su propia energía para ganar control sobre él o arrojarlo lejos de uno. No es un arte estático, pone gran énfasis en el movimiento y la dinámica del mismo.

Beneficios que la practica del Aikido puede reportar:
  • Tonificación general de la musculatura corporal.
  • Favorece la flexibilidad.
  • Fortalece articulaciones y tendones.
  • Mejora la postura y educa el equilibrio.
  • Entrena el coraje.
  • Favorece la capacidad de concentración.
  • Desarrolla el poder de decisión.
  • Facilita la capacidad de comunicación entre las personas.
  • Desarrolla la intuición.

Compártelo en